miércoles, 1 de octubre de 2008

Las hogueras de san Juan


Foto Google
Cada 23 de junio nos reuníamos los muchachos de La Aldea para ir a la montaña a recoger ahulagas para la hoguera de san Juan.

La primera vez que fui invitado tenía unos diez años, era de los más pequeños. Nos reuníamos en la plaza del pueblo y marchábamos a la montaña, a la altura del campo de fútbol actual, en Los Cascajos.

Subíamos hasta la cueva situada debajo de la Cruz del siglo. Allí descansábamos un rato y luego partíamos hacia el barranquillo elegido.

Los mayores iban cortando las ahulagas y las hacían rodar con varas, barranquillo abajo.

En una de éstas, yo me quedé por debajo de la enorme bola de arbustos. Los mayores me pidieron que me situara detrás de una roca grande, para que las ahulagas pasaran por encima.

Para mí fue traumatizante, ¿cómo podría pasar por encima?, ¿y si me quedaba atrapado? Tanto insistieron los chicos mayores que me coloqué allí y no me pasó nada.

Ese momento quedó grabado en mi mente durante toda la vida.

El primer lugar donde hicimos la hoguera, que yo recuerde, fue en el solar donde se construyó poco después el cine nuevo. Al fondo del mismo había unas palmeras enormemente altas.

8 comentarios:

moksha dijo...

Gracias por abrir las puertas de tú "Casa", es un espacio muy acogedor y honesto. Y gracias por acompañarme en éste camino. Un abrazo, bello caballero.

Juan dijo...

Moksha

Es un gran placer abrir mi casita a los amigos de corazón.

Un abrazo.

CONRA dijo...

Hola amigo:
Ya veo que estás nuevamente en tu terruño, acariciando con tus recuerdos, cada una de las piedras de tu Isla. Espero que las piedras sean las pequeñas para que no te pesen… ya tiraste la grande…
Gracias por pasar por mi blogs y dejar tus sinceras huellas.
Desde el lugar que me encuentro, te envío lo que te pertenece: Mar, volcán, lava, sol y sueños…de tus islas….
Un fuerte abrazo.

Juan dijo...

Hla, Conra

Qué magnificos regalos me envías. Solo de recordar todo lo de mi tierra, me produce un inmenso placer: es una caricia para el alma.

Un abrazo.

Monica dijo...

Gracias amigo juan! por visitarme y yo devuelvo tu atención visitando tu casa.
Hermoso lo que escribes,bellas fotos y mucha calidez.
Te dejo un gran cariño.

Juan dijo...

Monica

Gracias por tu visita. Me alegro que te guste lo que publico.

Paz, Amor y Felicidad.

Nerina Thomas dijo...

Tu casita, tiene olor a la tibieza de la palabra y a la ternura de un poeta.Es que la sensibilidad, hace que brille cada recuerdo con esa descripción que te caracteriza.Bello

Juan dijo...

Nerina

Cuando se escribe con amor, salen cosas bonitas. Y cuando el que lo lee lo hace también con buenos ojos, mejor aún.

Un abrazo.