viernes, 3 de octubre de 2008

LaTiempos de la zafra del tomate

Antigua iglesia de La Aldea de San Nicolás

Nuestro pueblo era tranquilo, pero en tiempos de la zafra del tomate, llegaba mucha gente a trabajar en las fincas y en los almacenes de empaquetado, puesto que existía por aquella época una economía pujante.

Las cajas de tomates eran transportadas por grandes camiones, la mayoría eran de propiedad de los exportadores, de los particulares destacaba Pepe Déniz.

Para trabajar en los almacenes llegaban unas chicas preciosas procedentes de los pueblos cumbreros, principalmente; también de otras islas.

Muchos de los chicos del pueblo se echaban novias forasteras. Yo tuve muy buenas amigas entre ellas, algunas de las cuales vivían en la cuartería de los Rodríguez Quintana, en el Barranquillo La Plaza. Otras en las de Pepito Franco, Manuel Ruiz, Angulo.

Cuando terminaba la zafra íbamos a despedirlas apenados, para que fuera menos la tristeza, celebrábamos una pequeña fiesta con ellas.

Al final, cada año terminaba con la misma despedida, casi con lágrimas en los ojos:

-¡Hasta el año próximo!

11 comentarios:

CONRA dijo...

Hola Juan:
Me encanta como recuerdas lo pasado, con esa exclusividad que te caracteriza, me transportas a la zafra y parece que la vivo. Cuanto ha cambiado la zafra…
Te envío como siempre, susurros de tú mar y abrazos de tus olas.
Muchos saludos.

Juan dijo...

Conra

Te agradezco mucho tu visita con sabor a brisa salada de nuestro Océano que nos ha unido y nos unirá para siempre.

Un abrazo.

moksha dijo...

Es la estela del pasado, una estela de emociones y colores.
Me gusta la serenidad de tus relatos.
Un fuerte abrazo.

Juan dijo...

Moksha

Todo lo pasado se revive con emoción.

Es un placer compartirlo con los amigos.

Un abrazo.

Bego dijo...

Es la primera vez que visito tu blog y me gusta ese recuerdo de la zafra, yo no viví esa época, pero si mi madre.

Saludos.

Juan dijo...

Hola, Bego.

Eres bienvenida a mi casita.
Eran buenos tiempos. Tu mamá te puede detallar muy bien cómo funcionaba aquello.
En La Aldea había mucho ambiente en tiempos de la zafra. Nos encantaba ir a los bailes, pues conociíamos a unas chicas lindísimas que llegaban de fuera.
Algunas de las cuales eran amigas entrañables que quedaron en nuestro recuerdo.

Paz y Amor.

Estrella del mar dijo...

EL RECUERDO EN LA FOTOGRAFIA...REVIVE LA HISTORIA...LO MAS HONDO DEL CORAZÓN..

SMT

Estrella del mar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juan dijo...

Estrella del mar

La historia
son los recuerdos gráficos
de las almas dormidas
para recordárnoslos.

Un abrazo.

Nerina Thomas dijo...

Tanta gente comparte con nosotros encuentros, tanta gente se cruza en el camino y que bueno estar atento!!! Y así, uno atesora cada instante compartido.un abrazo Juan!!

Juan dijo...

Nerina

Aquéllos fueron momentos felices, compartir con gente amorosa y humilde fue una gran experiencia.

Un abrazo.