miércoles, 29 de octubre de 2008

Fuegos artificiales

En la fiesta de San Nicolás se disparan fuegos artificiales para alegría y jolgorio general, especialmente de los niños.

Yo tenía unos 4 años cuando mis padres se encontraban conmigo delante del Ayuntamiento, observando el espectáculo de los fuegos pirotécnicos.

Yo pedí permiso para ir a verlos frente a la iglesia, a unos 400 m. aproximadamente.

Me fui corriendo y estuve observando un rato y volví de prisa a contar, muy feliz, lo que había visto:

-Papá, hay muchas luces de colores volando. Y explotan en el aire.

Pasada la emoción, volví frente a la iglesia y, después de un rato, regresé.

-Mamá, las luces forman figuras en el aire y luego explotan cayendo todas después.

De esta forma, estuve yendo y viniendo contándoles a mis padres todo lo que iba sucediendo.

Lo que cuentan ellos es que sólo se veía a lo lejos la chaquetilla blanca cómo se bamboleaba de un lado para otro, mientras corría.

Otra vez mi padre me llevó a la ciudad y estuvimos presenciando un espectáculo de fuegos artificiales en el Parque San Telmo.

Mi padre me tenía sobre sus hombros para que yo pudiera verlos mejor. Otro señor hacía lo propio con su hija.

En un momento dado la niña exclamó, mientras observaba las figuras que hacían en el aire los fuegos pirotécnicos:

-Papá, ¡mira una palmera!

Y yo, admirado, grité:
-¡Sí, mira los dátiles!

¡Qué tiempos aquéllos!

Para ver la foto original: www.kamegame.com/.../

21 comentarios:

mara y cuya dijo...

Juan
no sabes qué ternura me dio tu frase "yo pedí permiso" y ese diálogo de niños. Y de las tunas!!! Había en casa y cuando tuve la "coqueluche" mi papá hizo un jarabe para aliviarme. Justo estaba escribiendo un post acerca de como se quedan en la imaginación algunos hechos de la infancia, pero es que hoy ya no lo termino. Me voy a mi clase de català.
Un abrazo

Adrisol dijo...

hermoso y tierno tu recuerdo de niño!!!!
esas cosas sí que quedan grabadas en nuestra mente para siempre!!!!
está bueno recordarlas y compartirlas, claro mucho más...........
un abrazo y gracias.............

Marysol dijo...

Este relato también me ha causado mucho ternura. Te imagino de niño, admirado mirando los fuegos artificiales. Me resulta muy grato venir a leer tus recuerdos, querido Juan Antonio, no dejes de narrarlos.
Besos para tí.

CONRA dijo...

Hola Juan:
Ya veo que desde la infancia has tenido buena imaginación... ¿los dátiles estaban maduros o verdes? A los niños les suelen llamar mucho la atención los fuegos pirotécnicos. Para mi era maravilloso mirarlos y ver las diferentes formas que presentaban. Señalo contigo ¡que tiempos aquellos! que solo regresan desde el recuerdo. Con los ojos de Peter Pan las cosas se ven más bellas. ¿No crees?
Tus islas te abrazan y yo te envío un besote.

Colo dijo...

Cierto! qué lindos recuerdos!
Esa inocencia de niños, es bueno conservarla siempre! Me encantan los fuegos artificiales.

Un abrazo desde Argentina!

Monica dijo...

Me introducí en ese mundo de niños y dejé volar la imaginación viendo un verde y un sol,que no he vuelto a contemplar y los fuegos artificiales de mi corazón, corriendo carreras con la bicicleta...
¡Gracias amigo!Por tu consecuencia y ese toque de estrella perenne que te acompaña.
Todo mi respeto y mi sincero afecto.

Juan dijo...

Mara

Los recuerdos de nuestra niñez son lecciones de ternura. Erán épocas de inocencia y fantasía.
¿No te animas a publicar algunos recuerdos de tu niñez?

Un abrazo.

Juan dijo...

Adrisol

Para mí es una gran satisfacción, no sólo recordarlos, sino compartirlos con los amigos.

Un abrazo.

Juan dijo...

Marysol

Gracias por tus cariñosas palabras. Me es muy grato recibirte en mi casita. Pasa siempre que puedas.

Un abrazo.

Juan dijo...

Conra

Los recuerdos de niño están adornados con el amor y con el color del tiempo.

Son pequeñas pinceladas de cariño que le damos a nuestro corazón al recordar esos momentos.

Gracias por enviarme la fragancia de nuestras islas adornando tus cálidas palabras.

Un abrazo.

Juan dijo...

Colo

Para tener la inocencia y calidez de los niños, hemos de olvidar muchas de las enseñanzas que recubren nuestro corazón, pero con estos recuerdos reaparece algo de ella.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Juan dijo...

Mónica

Puedo observar que tienes las cualidades y fantassías de los niños en tu corazón.
Eso es muy bueno, pues vemos la vida con el color del amor.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Bego dijo...

Hola Juan, cuando te apetezca pasa por mi blog, hay algo para ti.

Saludos desde las islas.

mara y cuya dijo...

Sí Juan, me animo. Si ves mi blog está repleto de mis recuerdos de niña. Tuve una infancia muy feliz.
Besitos

Juan dijo...

Bego

Es un placer recibir tu visita en mi casita.

Un abrazo afectuoso.

Juan dijo...

Mara y Cuya

No dudes que te visitaré y leeré esos recuerdos que tan entrañables y tiernos son.

Un abrazo afectuoso.

moksha dijo...

Que tiempos aquellos!, es el asombro de la niñez que con los años se disfraza de otros afanes.
Un saludo, y bendiciones para ti, también, bello caballeo.

Juan dijo...

Moksha

Esos recuerdos de los fuegos artificiales me iluminan toda la vida, recordando aquellas noches mágicas de fuego, luz, color y fantasía.

Un abrazo afectuoso.

Bego dijo...

Gracias Juan por tu regalo, me lo llevaré encantada.

Saludos.

María del Carmen dijo...

los recuerdos son el alimento del ser, de lo vivido plenamente.

te invito a pasar por mis blogs

www.walktohoriozn.blogspot.com

te saludo y dejo paz mary carmen

Juan dijo...

María del Carmen

Gracias por tu visita. Visitaré tu casita con mucho gusto.

Un abrazo.