martes, 21 de octubre de 2008

La plaza y la iglesia antiguas (La Aldea de San Nicolás)


La Aldea tenía dos lugares emblemáticos que siempre quedarán en mi memoria: la plaza y la iglesia.

A finales de los 60, a las autoridades se les ocurrió echarlas abajo para construir otras modernas, sin considerar que eran parte de la historia del pueblo.

De la iglesia recuerdo un retablo maravilloso, las imágenes de los santos, cuyos nombres me sabía al dedillo, y de cuando íbamos a catequesis con don Juan Quintero, el párroco, quien nos halaba con su largo paraguas negro para luego pegarnos con el mango en la cabeza, por no saber contestar a sus preguntas.

De la plaza nunca me olvidaré que se había convertido en el lugar de recreo de la escuela de don Juan Márquez. Allí también celebrábamos partidos de fútbol. Había que saber jugar entre las jardineras y con un kiosko precioso, construido de cemento. Más tarde asistimos allí a nuestras primeras verbenas.

Fue una lástima el haber hecho desaparecer la plaza y la iglesia antiguas. En aquella época no había conciencia de lo que representaban para la historia del pueblo, pero si se hubiese protestado, no se habría conseguido nada, pues era una época en la cual no existía la democracia.

Foto: www.bienmesabe.org/noticia_impresion.php?id=9... Foto año 1925-27. Posteriormente se realizó algunas reformas, entre ellas la construcción de un kiosko en el centro de la plaza. En mi época ya contaba ésta con enormes árboles llenos de pajarillos que siempre nos daban un delicioso concierto.

9 comentarios:

CONRA dijo...

Hola Juan Antonio:
Tienes varios blogs pero siempre me voy a éste, la tierra me arrastra.
Es verdad que fue una pena el haber hecho desaparecer la plaza y la iglesia antiguas. Menos mal que ya no las tiran, las restauran.
¿Te pegó con el mango en la cabeza el párroco en la catequesis? je je seguro que sabias contestar...
Hasta pronto
Un abrazo grandote de tu tierra.

Bego dijo...

Me encantan los recuerdos, son maravillosos tesoros que siempre están con nosotros.

Te envío un gran saludo.

Juan dijo...

Conra

Gracias a Dios que hoy hay más sensibilidad por todo lo antiguo, pues es la esencia de todos nuestros antepasados y de nuestra historia.

Respecto al cura, yo no recuerdo que me pegara a mí, sí a otros; seguramente le impacientaban al pobre señor.

Paz y Amor.

Juan dijo...

Bego

Los recuerdos de nuestros pueblos y de nuestras tradiciones es parte de la historia universal.

Un abrazo y feliz día.

moksha dijo...

Gracias a tí amigo, me encanta pasar y detenerme en tus palabras.
Te abrazo fuerte, belo caballero.

CONRA dijo...

Hola Juan:
Hoy me toca a mi dejarte algo.
Un abrazo.

SIETE ISLAS Y UN VOLCÁN

Afianzadas a las entrañas que las engendran,
tierra, fuego y aire a la vez,
salpicadas sus orillas
por las caricias incesantes del océano,
flotando entre espejismos de nubes y de rocas,
así, están las islas... ataviadas y embellecidas por la imagen titánica de su sombra.

Teide, descomunal y majestuoso,
que abarcas con tus tentáculos
los siete elementos que riega el mar, conjugado surtido de perfección y de firmeza,
así, están las islas... envueltas y hermanadas entre si, por la efigie pétrea de tu forma.

Juan dijo...

Moksha

Me das una alegría cuando veo batir tus alas revoloteando por mi jardín.
Las puertas siempre están abiertas para ti.

Un abrazo y feliz fin de semana.

Juan dijo...

Gracias, Conra, por enviarme la esencia isleña impregnada en tus palabras.

Las caricias del Océano
la sonrisa del Sol
la complicidad de la Luna
y la majestuosidad del Teide
nos deleitan cada día
y nos dan paz, amor y alegría.

Un cálido abrazo y feliz fin de semana.

moksha dijo...

Juan, que grato ha sido encontrarte en ésta mañana.
Te envío un abrazo gigante y gracias por tu amistad.