miércoles, 17 de septiembre de 2008

Primer viaje a la ciudad para examinarnos

El colegio Sagado Corazón fue fundado por don Paco León, el médico, la Srta. Carmen Afonso y don Federico Rodríguez Gil. La primera sede fue el Ayuntamiento.

Yo estuve en la escuela de don Juan Márquez hasta los 9 años. A los pocos meses pasamos el examen de Ingreso al Bachiller, examen realizado en el mismo colegio, puesto que el Tribunal examinador se trasladó desde la ciudad a tal efecto.

A los once años tuvimos que trasladarnos a la capital, Las Palmas de Gran Canaria, para pasar el examen de Primero de bachiller.

Todos éramos amigos del colegio, pero yo iba para todos lados con mi amigo Paquito el de Ciso.

Fue todo una fiesta, pues teníamos que viajar los alumnos solos. Mi madre me mandó a la barbería de Antonio para ir bien peladito y me compró ropa nueva.

Tomamos uno de los piratas, el de Paco Matoña o el de Juanito Afonso, y nos alojamos en la pensión Juan Frangollo, un señor aledeano, apellidado Ojeda, situada en la calle Pedro de Vera, cerca de Camino Nuevo. Otros se hospedaban en la de Paquito.

El recorrido para ir al Instituto Tomás Morales, o al Pérez Galdós, siempre era el mismo. Subíamos por Bravo Murillo y tomábamos la calle Tomás Morales.

Cerca de la pensión desayunábamos en la cafetería Los Angeles que hacían unos churros muy ricos.

También paseábamos por la calle Triana, que no era peatonal por aquellos tiempos. Llegábamos hasta Vegueta, cruzando el Puente de Palo, muy cerca se encontraba el Puente de Piedra, la Catedral y la Plaza de Santa Ana, con los perros que tanto nos llamaban la atención.

Todo nos parecía extraordinario.

Son recuerdos imborrables.

¡Qué tiempos aquéllos, tan hermosos!

3 comentarios:

CONRA dijo...

Hola Juan:
He vuelto a dar un paseo por tus blogs.
Cuanta dedicación en ellos. Las fotos me encantan bellas… muy bellas.
Veo que estas recordando tú infancia estudiantil, desde La Aldea hasta Las Palmas.
En el “Recuerdo de niños”, me identifiqué contigo, debe ser que la muerte nos impresionaba más a esa edad, pero yo tengo recuerdos muy parecidos.
Quieres algo de tu tierra… ¿gofio? que bueno.. ¿Verdad?
Hasta pronto
Un abrazo para ti y un besito a Drako.

Juan dijo...

Conra

Gracias por tu encantadora visita a mis blogs.

Me gusta recordar hechos y personas de mi niñez, por lo que debo plasmarlos en el papel para que no se pierdan definitivamente en el olvido.

Amiga, una de las cosas que echo de menos de mi tierra es el gofio. Desde pequeño me ha encantado. Para mí es un rico manjar.

Drako te devuelve con cariño el besito y yo el abrazo.

Nerina Thomas dijo...

El olvido no existe Juan. Tu plasmas con alegría tu tiempo feliz vivido.Que no es poco. Un abrazo