jueves, 20 de julio de 2017

Brillantes y luminosas montañas de la Aldea de San Nicolás, Gran Canaria


Tasartico

                                                   Macizo los Cedros de la Aldea de San Nicolás

Brillantes y luminosas montañas de la Aldea de San Nicolás, Gran Canaria

Las montañas de La Aldea son espectaculares. Son cada vez más grandes, más brillantes y más amorosas.
Parecen que te sonríen, que te hablan, que te abrazan.
Tú las acoges en tu corazón y amorosamente las acaricias, les susurras palabras amorosas declarándoles tu amor. Las integras en ti. Te haces uno con ellas. Al fin y al cabo el Creador está en ti y en ellas. Está en todo y en todos.

Ahora me explico cómo antes eran montañas, simplemente montañas. Ahora las ves con ojos de luz y de amor. Yo no hay separación, antes "tú  eras tú y yo era yo". Ahora las ves y dices "somos nosotros".

Siguen nuestras montañas iluminando nuestra vida y nuestro corazón.

1 comentario:

Rafael Humberto Lizarazo dijo...

Bonita manera de amar tus montañas, exaltando su belleza natural.

Abrazos.