martes, 19 de octubre de 2010

Aldea de San Nicolás: Soñando junto al mar


El mar con la suave cadencia de las olas
el arrullo del canto de la brisa
y con el ondulante vuelo de las gaviotas
me transmite energía y sensaciones de paz y armonía.
Me baña con la magia del ensueño
y los pensamientos se evaporan
pues mi mente vuela y vuela sin rumbo ni sentido
sin fuerza, lánguidamente, hasta dibujar
una sonrisa cuando diviso un caracol olvidado
junto a un diminuto guijarro en un recóndito lugar
 de la playa escondida entre rocas,
y me pregunto: ¿Seré yo parte de su mundo?
¿A qué especie pertenezco?
Entonces vuelvo a la realidad
y me encuentro conmigo mismo
en el Cuevón junto al balo de Enrique
en la hermosa playa de mi Aldea.

 
Foto: Cuevón de la Playa
de La Aldea de San Nicolás.
Tomada de Enrique García Valencia

3 comentarios:

Juan dijo...

El mar con la suave cadencia de las olas
el arrullo del canto de la brisa
y con el ondulante vuelo de las gaviotas
me transmite energía y sensaciones de paz y armonía.

Soñadora dijo...

Es lo que tiene el mar, cautiva en su ir y venir y es relajante sentarse a contemplarlo y escuchar el murmullos de sus olas.
Besitos,

Olga i Carles dijo...

Somos unos enamorados del mar.
Pasear por la orilla...
Zambullirnos en el...
Observarlo desde cerca...
Observarlo desde lejos.
Una gran aventura es el mar.
Lo tine todo
música...
canto...
danza...
El es nuestras emociones y sentimientos.
Nos habla constantemente si sabemos escuchar.



Gracias.