miércoles, 17 de febrero de 2016

ALDEA DE SAN NICOLÁS, GRAN CANARIA, ESPAÑA

  ALDEA DE SAN NICOLÁS, GRAN CANARIA, ESPAÑA
    ^
ALDEA DE SAN NICOLÁS, Islas Canarias, España
Desde la montaña de Los Cedros...
Contemplo el pueblo en calma.
El suave invierno nos permite
disfrutar de paseos entre montañas al caer la tarde
y nadar en las frescas y tranquilas aguas
sólo acompañado por unos alborozados peces juguetones
que me ofrecen una entusiasta bienvenida
Los alisios, que siempre nos acompañan por estas fechas, dan un toque juguetón
echando a volar algunas de nuestras pertenencias.
Me baño solo, paseo en solitario...
Nadie sale a disfrutar de la playa
Ni a caminar por el barranco entre montañas
por temor a la palabra "invierno".
Sin embargo, antes de que llegue mi "invierno"...
He de contemplar las montañas, ahora que comparto su esencia.
He de hacerme uno con el mar, ya que soy un pez más de la fauna marina aldeana.
He de volar sobre los acantilados, pues ahora soy ave que vuela alto .y me permite observar
más allá de lo cotidiano, de lo que se puede observar con los ojos.
He de hacerme uno con el aire aldeano, respirar su esencia,
la que han formado generaciones de nobles y luchadores aldeanos
He de amar a mi pueblo representado en cada guijarro del camino,
en cada piedra de la playa, en cada risco, montaña o acantilado...
En cada árbol, arbusto, planta o en cada brizna de senderos y barrancos.
En cada ser viviente que comparte el amor por La Aldea.
Soy Uno con Todo: vivo, respiro, amo, me alimento de la Esencia de mi pueblo.
Y cuando muera me quedaré aquí: en el etéreo aldeano.
Juan Antonio Quintana
17 de febrero de 2016