lunes, 4 de abril de 2011

Nubes de mi Aldea de San Nicolás


Largas y esponjosas figuras multiformes
pintadas de vivos colores translúcidos
se recortan en el límpido manto azul
de mi dulce y amado cielo aldeano.

Cúmulos que viajan en juegos sin fin
cantando alegres melodías de antaño
aquellas que entonaban los aborígenes
al caer la tarde sobre su hermoso valle.

Volutas de algodón saludando el horizonte
que inspiraron a los poetas mallorquines
después de erigir la ermita en Los Caserones
mientras gozaban del mar de mi Aldea linda.

Cometas en el incomparable vergel azul celeste
que insuflaron con fuerza las ansias de libertad
de la Meliana, el Indiano, el cura Vicente
y de otros valientes aldeanos en el Pleito de La Aldea.

Vuelan siempre espléndidas y majestuosas
saludando al valiente pueblo que me vio nacer
que ha sido cuna prolífica de poetas, músicos
historiadores, deportistas y otra gente de bien hacer.

Lleven un infinito abrazo a mi añorado pueblo
que abrigue cada uno de sus rincones
que yo desde muy lejos cobijo en mi alma
añorando sus montañas, su cielo y su mar azul.

T
Texto Juan Antonio Quintana
Foto: Luis Díaz

5 comentarios:

Soñadora dijo...

Juan Antonio:

Hermosa dupla
imagen y palabras
forman un todo!

Besitos,

Juan dijo...

Lindo haiku, Soñadora.

Gracias por dar valor a las palabras e imagen expresando mis sentimientos sobre mi pueblo.

Un abrazo.

María dijo...

Precioso poema y qué bonita la foto.

Me ha gustado mucho.

Besos

La Kiya dijo...

Preciosa fotografía, a la altura de tus bellos versos.

Un saludo.

Juan dijo...

María, Kiya, me encanta que a ustedes les guste los aires de mi tierra,no sólo son bellos, sino también mágicos.

Un abrazo.